Comprometerte a hacer ejercicios solo es una parte de llevar un estilo de vida saludable. Algunos de nuestros más grandes desafíos saludables se centran en nuestras decisiones alimenticias, especialmente cuando nos sentimos con hambre. Cuando intentamos hacer cambios positivos a nuestra dieta, es difícil resistirse a la tentación de los snacks. Mientras más hambre tenemos, somos más propensos a comer lo que sea que esté disponible.
Si te has dado cuenta de que estás escogiendo el tipo de comida equivocada, debes conocer qué snacks pueden darte la sensación de estar satisfecho por más tiempo, para no sentirte con hambre todo el tiempo.
Los alimentos con alto contenido en fibra, le toman más tiempo a tu cuerpo en ser digeridos, lo que quiere decir que tu nivel de azúcar en la sangre se incrementará gradualmente y permanecerá estable por más tiempo. A continuación, veremos 8 snacks que nos pueden quitar el hambre sin sacrificar nuestros objetivos de salud.
1. Pochoclo (palomitas de maíz)
No todo el pochoclo está hecho de la misma manera. Si vas al cine y pedís un balde de pochoclo salado con manteca, no te estarás haciendo ningún favor. El pochoclo hecho en casa, sazonado con hierbas o levaduras nutricionales, puede darte la misma satisfacción sin tantas calorías. Su alto contenido de fibra lo hace una buena alternativa a las calorías vacías que obtendrías de una bolsa de galletas.
2. Chocolate negro
Así es, puedes comer chocolate sin sabotear tu salud. La clave con este snack, es buscar calidad. Ir a cualquier kiosko y comprar tu barra de chocolate favorita no te ayudará. Ese tipo de chocolate está lleno de azúcar, grasas e ingredientes impronunciables que solo aumentarán el tamaño de tu panza. El chocolate negro contiene un alto porcentaje de cacao, que tiene un sabor más amargo que el chocolate de leche, pero tienen muchos beneficios saludables. El sabor del chocolate negro ralentiza tu digestión, lo cual te hace sentir lleno por más tiempo. También regula la producción de una hormona que estimula el hambre.
3. Yogurt griego
El yogurt siempre ha sido considerado saludable, pero algunos están llenos de azúcar. Las opciones con baja grasa o sin grasa no son tan buenas. Algunos de los nutrientes del yogurt son solubles en la grasa, lo que quiere decir que tu cuerpo necesita consumir grasa para beneficiarse de estos nutrientes. El yogurt griego es una buena elección para reducir el apetito porque contiene la mitad de azúcar y el doble de proteína que el yogurt regular. También es una excelente fuente de calcio, y los probióticos que tiene son buenos para tu digestión.
4. Almendras
Su alto contenido en proteína y fibra, además de una excelente textura, hacen de las almendras el snack perfecto para un día ajetreado. Limita tu consumo a una sola porción para obtener el mayor beneficio.
5. Frutas y vegetales ricos en agua
Esto funciona de manera similar a tomar un vaso de agua antes de empezar a comer. Los alimentos ricos en agua como los pepinos, zanahorias y melones, pueden satisfacer tu hambre y te mantienen hidratado. Estos alimentos también son ricos en fibra y nutrientes que necesitas para sentirte mejor.
6. Palta (aguacate)
La palta tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas (grasas buenas) y fibra. Podés untar un poco en un pan o tostada, e incluso comerla directamente en cucharadas para satisfacer tu hambre de manera más rápida.
7. Humus
El humus está hecho de garbanzos, lo cual lo hace una excelente fuente de proteína y fibra. Cuando combinas humus con vegetales ricos en agua como zanahorias, pepinos, apio o guisantes, tienes una combinación ganadora que te dejará hidratado y satisfecho.
8. Huevos
Muy aparte de toda la mala fama que los huevos han tenido durante años, nada acaba más con el hambre que un huevo. Contienen proteína, que te deja satisfecho por mucho tiempo. Un reciente estudio demostró que las personas que comían dos huevos en el desayuno comían menos a la hora del almuerzo, a comparación de otro grupo que comía un tazón de cereal con la misma cantidad de calorías.
Las malas decisiones de alimentación pueden dañar tus planes de dieta. Escucha a tu cuerpo y encuentra alimentos que acaben con tu apetito y te brinden aportes nutricionales.