YA FUE APROBADO POR LA ANMAT

Desarrollan un test rápido para el diagnóstico del dengue

Investigadores de la Universidad Nacional de San Martín diseñaron un dispositivo similar a un test de embarazo que, en diez minutos y a bajo costo, detecta la presencia del virus en muestras de suero o plasma extraído de la sangre, con un alto porcentaje de aciertos.

La empresa de base tecnológica CHEMTEST, incubada en la Fundación Argentina de Nanotecnología y nutrida por el conocimiento de los investigadores de la Universidad de San Martín, presentó sus tiras reactivas –símil test de embarazo- para detectar la infección por dengue de manera rápida y económica.
A diferencia de los métodos de detección utilizados hasta el momento, el kit no requiere de equipamiento sofisticado, no necesita cadena de frío y puede ser utilizado por personal no especializado, factores que favorecen su uso en laboratorios de distintas regiones del país y descentraliza el análisis de las muestras para diagnóstico.
“Es un producto que se asocia a las necesidades epidemiológicas de la sociedad argentina, y es totalmente aplicable”, subrayó el ministro de la cartera de Salud de la Nación, Ginés Gonzales García, durante la presentación del prototipo en la UNSAM, y ponderó que, garantizando la detección temprana, se podrá mejorar la localización y saneamiento de los focos de contagio.
Con la aprobación de la ANMAT hace algunas semanas, el kit llegó al mercado en un momento en el que el virus se encuentra en fuerte expansión por Sudamérica, causando una severa epidemia en Paraguay con un saldo de 16 muertos y más de 4200 contagios. En Argentina, en tanto, se registraron 70 casos positivos de dengue sin antecedentes de viaje y 141 casos importados.
Tras las huellas del dengue
La detección del virus del dengue sigue dos caminos: la elección de uno u otro depende de la cantidad de días con fiebre que presente el paciente. Cuando la fiebre lleva menos de cinco días, el protocolo busca identificar al virus (prueba NS1); cuando lleva más de cinco días, busca identificar a los anticuerpos con el que el sistema inmunológico responde a la presencia del virus (prueba IgM).
En ambos casos, la detección requiere de tomar una muestra y analizarla en laboratorio, por lo que el diagnóstico depende de que se cuente con los equipos, laboratorios y personal para analizar el material.
La novedad radica en que las tiras reactivas permiten identificar a los anticuerpos en los primeros cinco días del virus en el organismo, pudiendo detectarlo en 8 de cada diez casos en esa primera instancia, con una demora de solo 10 minutos.
Diego Álvarez dirige al equipo que halló la proteína recombinante necesaria para la detección de la infección por dengue y que, luego, optimizó su producción para que sea compatible con una escala productiva comercial. “Hallar este principio fue el resultado de cinco años de investigación. Haber podido transferir ese conocimiento al sector productivo es una gran alegría”, expresó el experto a la Agencia CTyS-UNLaM.
Gracias a este recorrido desarrollado por los investigadores de la UNSAM, al apoyo estatal y a la comunicación con el sector privado, la empresa CHEMTEST capitalizó el conocimiento en ciencia básica sobre el dengue y sumó al bagaje que ya tenía la empresa en crear soluciones novedosas para detectar enfermedades infecciosas en forma simple y precisa.
“Tenemos al sistema público y micropymes tecnológicas alineadas para dar respuesta a los problemas de salud que puedan surgir en la Argentina”, resaltó Diego Comerci, cofundador de la empresa.
La transferencia como política de Estado
“Es una ocasión para mostrar lo que uno pretende de un sistema de ciencia y tecnología: que no solo atienda las propias necesidades que los científicos se formulan para el desarrollo de sus investigaciones sino que, también, impacten en la sociedad”, celebró el ministro de la cartera de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, durante la presentación oficial del dispositivo en el campus de la UNSAM.
“Un diagnostico precoz como el que habilita esta nueva tecnología determina que rápidamente uno pueda hacer control del foco”, sumó el ministro de Salud, quien viajará este miércoles a Paraguay para debatir con las autoridades sanitarias de ese país, de Brasil y de Uruguay las medidas en torno al dengue, el sarampión y el coronavirus.
La presidenta de CONICET, Ana Franchi, destacó que “hay una clara apuesta del gobierno nacional en ciencia y tecnología”. No obstante, advirtió que todavía queda mucho por hacer, sobre todo, en materia de articulación entre el sector público y el privado.
Por su parte, el decano del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la UNSAM, Juan Ugalde, reconoció que materializar la transferencia de conocimiento “es una excepción, no es la regla” y que, para continuar en esa senda, lo más importante es entablar el diálogo entre los organismos públicos que producen conocimiento y el sector productivo.
“Este encuentro da cuenta de un círculo virtuoso”, valoró Juan Ugalde, quien también es responsable del desarrollo, junto con Diego Álvarez, Diego Comerci, Juan Manuel Capece y Andrés Ciocchini, y agregó: “Verlo reflejado en un producto comercial, aprobado por una empresa, es algo maravilloso. La sociedad tiene que tener en claro que la generación de conocimiento y la transferencia al sector productivo tiene que estar en agenda”.
El prototipo ya fue aprobado por la ANMAT hace algunos días, lo que habilita a la empresa a comenzar con la producción y comercialización a escala de los kits. “(El dengue) es un tema que llegó lamentablemente para quedarse en Sudamérica. Que todo lo que la ciencia y la técnica argentina hagan se ponga al servicio, para mí, es fundamental”, cerró González García.