Diarios: Carta de entidades periodísticas al Ministro Dante Sica

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas -ADEPA- remitió la semana pasada una nota al Ministro de Trabajo y Producción, Dante Sica, junto a otras entidades del sector -AEDBA, ADIRA y AAER-, en la que se alude a la preocupación por la situación del sector.

La carta
Buenos Aires, 11 de abril de 2019
Señor Ministro Lic. Dante Sica
Ministerio de Trabajo y Producción
Tenemos el agrado de dirigirnos a Usted en nombre de las entidades representativas de la actividad periodística de todo el país -ASOCIACIÓN DE EDITORES DE DIARIOS DE LA CIUDAD DE BUENOS (AEDBA), ASOCIACION ARGENTINA DE EDITORES DE REVISTAS (AAER), ASOCIACIÓN DE DIARIOS DEL INTERIOR DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (ADIRA) Y LA ASOCIACIÓN DE ENTIDADES PERIODÍSTICAS ARGENTINAS (ADEPA)— para transmitirle nuestra preocupación en relación a la situación del sector y para sugerir la instrumentación de mecanismos y procedimientos que faciliten el desenvolvimiento económico de nuestras empresas, dentro del marco de la defensa de las actividades informativas, culturales y formativas y de la producción nacional de contenidos.

La industria periodística argentina vive una combinación dramática de un cambio de paradigma global en los consumos culturales y en las fuentes de financiamiento de los medios, en especial los tradicionales, con una coyuntura local que ha potenciado estos fenómenos de manera exponencial, con caídas en los ingresos publicitarios superiores al 40 % en términos reales en el último año, que se suman a caídas reales de entre 10 y 15 puntos por año en los anteriores. A lo que se suma un progresivo deterioro de la circulación en papel. El crecimiento aún incipiente de la suscripción digital, está muy lejos de compensar las pérdidas mencionadas.

Este cuadro general ha producido la desaparición de numerosos medios impresos en distintos puntos del país. A ello se agrega el cierre de plantas impresoras, la reducción y discontinuidad de ediciones, con la consecuente pérdida de puestos de trabajo. Todo esto requiere nuevos enfoques para defender el empleo del sector, la adaptación de nuevas rutinas de trabajo y su productividad.

Si bien la modificación legislativa del IVA a fines de 2018, que restituyó la histórica alícuota cero al impuesto al precio de tapa de los medios impresos, resultó una medida positiva y un alivio para la situación financiera de estas empresas, la brutal caída publicitaria de este proceso recesivo (la publicidad exacerba los ciclos económicos por su alta elasticidad), hizo que muchos medios estén en situación negativa en sus balances.

Esto impacta de manera particular en las empresas medianas y pequeñas, sobre todo del interior, para las que podrían ensayarse respuestas en términos de financiamiento productivo, empleo, regímenes impositivos y previsionales, planes de pago fiscales, adecuación a futuro de regímenes laborales para favorecer el empleo, etc.

Atentos a esta situación, consideramos de suma importancia que se pueda articular una mesa de diálogo con el Ministerio de Trabajo y Producción sobre la situación del sector de edición de diarios y revistas y sitios periodísticos digitales, en la que se puedan discutir herramientas para amortiguar la crisis y desarrollar un sector que produce bienes intangibles de alto valor agregado, que genera empleo de calidad, que fortalece el debate democrático y el acceso a la información de la ciudadanía.