El Encuentro es de todas

Escribe Ricardo Fierro

A días del inicio del 34º Encuentro Nacional, las mujeres de La Plata, Berisso y Ensenada realizan un enorme trabajo para recibir a más de 100.000 viajeras. El agravamiento de la doble opresión de las mujeres por la política macrista, ha provocado una rebelión frente a sus condiciones de vida y trabajo, y a los femicidios y la violencia que sufren.

También traen al Encuentro la experiencia de sus luchas y su organización para enfrentar esos sufrimientos.
Las organizadoras alertan sobre grupos funcionales a Macri que actúan para romper el Encuentro.
Se encontrarán con las mujeres que defienden cada Encuentro desde la apertura y los talleres, hasta el cierre con la nueva sede.
Desde el primero de los Encuentros, todos fueron plurinacionales.
Participaron sin ningún tipo de discriminación las mujeres argentinas, las de todos los pueblos y naciones originarias y las de los países hermanos que viven en la Argentina.
Por otra parte, la lucha de las distintas identidades de género fue encontrando en la práctica del movimiento de mujeres su principal alianza.
Las mujeres defienden el nombre y la hegemonía de sus Encuentros Nacionales, que construyeron a lo largo de 34 años.
No faltan los que usan esos debates para intentar cambiar el carácter de los Encuentros, tratando de convertirlos en una suma de organizaciones, como se hizo en otros países y fracasaron.

Los Encuentros son de todaspor eso llevan 34 años. Y van por más.