El país se cae a pedazos y Pichetto se preocupa por el regreso de la mujer peruana que había sido deportada

 “Ahora somos humanitarios, buenísimos y vamos a permitirle que vuelva. Estamos enfermos, es una patología. y todo el mundo es solidario con la peruana, es increíble”. Así se expresaba el candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio demostrando una vez más su condición de xenófobo, machista y discriminador.

La tal “peruana” es Vanessa Gómez Cueva, a quien el Gobierno había expulsado del país en febrero y separado de sus dos hijos argentinos. Había sido contratada por una banda de narcotraficantes como “mula” para ingresar estupefacientes al país. En 2011 cumplió una condena de cuatro años de prisión. En febrero de este año la justicia decidió deportarla a su país con su bebe, todavía lactante, y separarla de sus otros dos hijos, menores de edad. Tras el pedido de organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales, el lunes pasado Migraciones levantó su prohibición de ingresar al país.

Al respecto, el senador Miguel Ángel Pichetto una vez más mostró su desprecio hacia los migrantes al criticar la decisión de la Dirección Nacional de Migraciones. Lo hizo en una entrevista con radio La Red donde dijo que “Argentina está enferma” por dejar que vuelva.

No solamente mostró desprecio hacia los migrantes, sino que mostró desprecio hacia la mujer, desconoció los derechos de los niños y vulneró los derechos de reinserción social que tienen las personas que han cumplido una condena.

Pero el desprecio más profundo que muestra el candidato a tan importante cargo, es a la Patria, en momentos en que a miles de argentinos -especialmente niños- les falta comida y el país entero se está cayendo a pedazos, a él le preocupan otras cosas…

marta portilla/diario La Calle