El Papa nombra a una mujer, subsecretaria de la Secretaría de Estado

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco nombró el 15 de enero a la doctora Francesca Di Giovanni subsecretaria de la Sección para las Relaciones con los Estados y le ha asignado el seguimiento del sector multilateral, convirtiéndose en la mujer con el cargo de mayor rango en la Secretaría de Estado.

La doctora Di Giovanni, que trabaja desde hace casi 27 años en la Secretaría de Estado, nació en Palermo en 1953 y es licenciada en Derecho.

Completó su práctica notarial y trabajó en el sector jurídico-administrativo en el Centro Internacional de la Obra de María (Movimiento de los Focolares).

Desde el 15 de septiembre de 1993 trabaja como funcionaria en la Sección de Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado.

Asimismo, se desempeñó en el ámbito multilateral, especialmente en las áreas de migrantes y refugiados, derecho internacional humanitario, comunicaciones, derecho internacional privado, condición de la mujer, propiedad intelectual y turismo.

A partir de esta designación, la Sección de Relaciones con los Estados cuenta con dos subsecretarios: la doctora Di Giovanni de hecho trabajará junto con monseñor Mirosław Wachowski, quien se ocupará principalmente del área de la diplomacia bilateral.

¿Qué es el “sector multilateral”?
En términos sencillos, se puede decir que se trata de relaciones entre organizaciones intergubernamentales internacionales e incluye la red de tratados multilaterales, que son importantes porque sancionan la voluntad política de los Estados con respecto a las diversas cuestiones relativas al bien común internacional: el desarrollo, el medio ambiente, la protección de las víctimas de los conflictos, la situación de la mujer, etc.

La primera mujer que ocupa un puesto de este nivel en la Secretaría de Estado
Es la primera vez que una mujer tiene una tarea de dirección en la Secretaría de Estado. El Santo Padre ha tomado una decisión innovadora que representa un signo de atención hacia las mujeres. Pero la responsabilidad está ligada a la tarea, más que al hecho de ser mujer.