… que es realmente extraño, que luego de ciertas medidas económicas del poder central con recortes presupuestarios de gran escala a la provincia y como consecuencia a las comunas, no se comprenda que «el municipio es la célula de la democracia», base de un sistema republicano y federal.

… que de tal forma no se asume que el municipio concentra todos los problemas vecinales, que los intendentes en muchos casos no son acompañados por los concejales elegidos en cada distrito y son los que deberían estar en contacto directo con los problemas de la ciudad y mantener frecuentes reuniones para exponer sus problemas.

… que hoy vemos que ciertos dirigentes electos están abocados a las rencillas políticas de sector, con el fin de hacer prevalecer aspiraciones de poder, y no a las propuestas vecinales, con lo cual dañan al municipio como célula de la real democracia.

… que estas rencillas de internas de las internas de sector, van calando tan profundo en la sociedad, que la gente común, al ver cómo se dañan las fuerzas políticas, ya no cree en nada ni en nadie, y sólo valora cuando ven obras en su distrito y que realmente se atiende sus reclamos, y van quedando afuera los que viven emitiendo críticas hasta cuando su opositor toma agua.