“Una lágrima sobre el teléfono”.
Macri llamó a Alberto Fernández

Después de varias jornadas cargadas de tensiones, entre las que hubo mensajes no respondidos, acusaciones y perdones, el Presidente llamó a su oponente en las urnas con la intención de llevar calma a los mercados. Se prometieron mutuamente mantener un canal de diálogo abierto. Eso sí: “sin encuentros personales”.

Según manifestó Macri en su cuenta de tuiter después de la conversación telefónica que duró 15 minutos, Alberto Fernández  “se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral y la incertidumbre política que genera afecten lo menos posible a la economía de los argentinos. Se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto de los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.
Por su parte, Fernández dijo en conferencia de prensa que Macri le planteó su preocupación por el estado de las cosas y él le dio su opinión sobre lo que estaba pasando y le manifestó su voluntad de ayudarlo, “porque este presente no debe seguir lastimando a los argentinos. Macri y nosotros representamos cosas diferentes y miradas distintas. Por eso es difícil que avale sus políticas. Pero fue una buena charla para llevar tranquilidad. Todos queremos que la economía se estabilice”, y aclaró: “No hay riesgo de default en nuestra propuesta. Ellos causaron un efecto negativo, espero que lo aclaren”. Dijo además, que también le reclamó al Presidente que “deje de lado su condición de candidato en estas circunstancias”.
Macri no quería llamar a Fernández y Fernández prefería no tender la llamada. Al fin hablaron como candidatos rivales, pactaron una tregua y hubo “una lágrima sobre el teléfono…”
mp