Informe UNDAV
La canasta de Pascuas subió hasta un 29% en el último año

En un contexto de retracción general, los productos con comportamiento estacional verifican complejidades en cuanto a sus niveles de ventas y rentabilidad. En 2017 se podían comprar casi 27 veces la canasta más económica. En la actualidad, un salario mínimo alcanza para poco más de 24 canastas de Pascuas.

Las principales causas de los incrementos de precios hay que encontrarlas en la suba del dólar de los últimos meses, el constante aumento de los costos internos (en especial de la tarifa de servicios públicos para los sectores industriales y comerciales) y subas puntuales en insumos de estación, como los huevos avícolas.

En el desagregado por producto, también se cae en cuenta de subas sustantivas. Los productos que más aumentaron son: la rosca de pascua (+32,3%), el conejo de pascua (+30,7%), el chocolate en barra (29,4%) y el salmón (+27,2%).
RESUMEN EJECUTIVO:

• El consumo en Argentina no termina de recuperarse y para 2018 las perspectivas vuelven a ser las de un virtual estancamiento a nivel agregado
• Después de dos años de caídas consecutivas, lo que se expresa es un cambio en el patrón de acumulación, pasando de un modelo tirado por la demanda interna a uno que prioriza la internacional de nuestra producción agroindustrial como motor del crecimiento económico.
• Así, y a pesar del crecimiento macro, 2017 cerró con una merma general del 1%, según las principales consultoras que miden consumo masivo del 1%.
• El primer trimestre de este año no muestra señales distintas. La represión de salarios reales, a partir de la intención oficial de negociar paritarias por debajo de la expectativa de inflación, parece oficiar de limitante para la recuperación del consumo.
• Por caso, el consumo en supermercados creció en enero 8 puntos porcentuales por debajo de la inflación, mientras que las ventas en shoppings aumentaron 4 puntos menor que el nivel general de precios. Asimismo, en el segmento minorista, las ventas del primer bimestre se posicionan 1,3% a la baja, según el relevamiento que realiza la CAME.
• En un contexto de retracción general, los productos con comportamiento estacional, por factores climáticos o festividades, verifican complejidades en cuanto a sus niveles de ventas y rentabilidad. Dada su característica de “consumo cultural no indispensable”, pueden ser reemplazados o suprimidos de la canasta familiar.
• En este documento, realizamos un análisis de precios para los principales productos de la canasta de pascuas. A partir de su evolución desagregada y el seguimiento de precios para los últimos años, inferimos sobre las perspectivas actuales en materia de ventas.
• A partir de un relevamiento de quince establecimientos comerciales del área metropolitana, y otros tantos del interior del país por canales digitales, se llegó a un valor de $893 para la canasta total (8 productos). Esto es, un 27,5% más que en 2017.
• La misma, es representativa de consumos característicos de clase media. Cuando la canasta se integra con segundas y terceras marcas, se tiene un valor menor a los $390. No obstante, la variación porcentual se acerca al 29% respecto al año anterior. En contraste, el segmento premium consolida una canasta de $1.214, con una suba cercana al 11% en el último año.
• Del seguimiento a lo largo del tiempo de estos productos, se verifican aumentos sustantivos. De la comparación bianual se desprende un alza del 81%, mientras que en relación a la Pascua de 2015 se acumulan aumentos del 140%. Cabe destacar que, en tal período, un índice de precios sin discontinuidad como el IPC Caba mide una suba media 5% menor que la canasta de Pascuas.
• En el desagregado por producto, también se cae en cuenta de subas sustantivas. Por caso, el segmento de productos dulces presenta subas del 29,3% a partir de “rosca de pascua (32,3%), “conejo de pascua” (+30,7%), “chocolate en barra” (+29,4%) y huevo de pascua (+25%).
• Del grupo de productos ictícola, se desprende un encarecimiento promedio del 25,7%. Esta suba se explica, en gran medida, por el alza en el salmón (27,2%) y merluza (26%). En menor proporción, aumentaron langostinos (+25,6%) y camarones (+24%).
• Cuando se compara con los ingresos de las familias, se cae en cuenta que en 2017 se podían comprar casi 27 veces la canasta más económica mientras que, en la actualidad, un salario mínimo alcanza para poco más de 24 canastas de Pascua.
• Estos incrementos por sobre el nivel general de precios –e ingresos- determinan una caída en el poder adquisitivo de las familias. En promedio, el mismo descendió 7,5% en el último año.