Marea verde en el Congreso por el aborto legal, seguro y gratuito

Un nuevo reclamo por la legalización del aborto inundó de pañuelos verdes la Plaza del Congreso este miércoles,  para que el 1º de marzo, cuando se inicie el período ordinario de sesiones ordinarias del Parlamento, se trate la iniciativa. El presidente Alberto Fernández ratificó que va a impulsar una ley en ese sentido.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito advirtió que “la legalización del aborto es una deuda de la democracia” y exigió que se sancione el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que “está en las calles”.

Referentes de la Campaña leyeron una declaración durante el Pañuelazo

El documento sostiene que “el reclamo tiene la raigambre de las luchas feministas que han marcado el devenir de millones de jóvenes en la región, que reclaman más derechos, libertad y autonomía”. “Se trata de un derecho que repercute directamente sobre otros derechos humanos de las mujeres y personas gestantes, tales como los derechos a la vida, a la salud integral, a la igualdad y no discriminación; a la dignidad, a la autonomía, a la intimidad, a la identidad de género y a vivir una vida libre de coerción, violencias y de tratos crueles”.

Más adelante destaca que “el proyecto IVE es el resultado del consenso de cientos de organizaciones feministas de mujeres y disidencias, junto a las organizaciones políticas, sociales, sindicales, artísticas, académicas, de derechos humanos, entre otras. En el 2019 se presentó por octava vez con los aprendizajes surgidos del debate parlamentario del 2018”.

“Este 2020 la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito cumple 15 años. Ha presentado el proyecto por la legalización del aborto hasta la semana 14 de gestación, 8 veces consecutivas. Este proyecto se inscribe en el marco de los derechos humanos y consagra derechos constitucionales, adecuándose a las distintas exigencias de los organismos internacionales de los cuales nuestro país forma parte”, agrega el documento.

“Por lo tanto, el proyecto garantiza el derecho a la salud integral a mujeres, niñas, adolescentes, disidencias, en todo el territorio nacional. Caso contrario se perpetuará la discriminación territorial, por condición de clase, etnia y por identidad de género a más de la mitad de la población”, advierte la declaración.

“Nuestra voz y nuestras conquistas son el resultado de luchas que no permiten sometimientos ni fundamentalismos. Nuestra lucha es por vidas dignas y el derecho a decidir en libertad. Por eso nos acompañan movimientos de mujeres y disidencias sexogenéricas, feministas en todo el mundo y distintos colectivos políticos populares que pelean por la equidad de géneros y la justicia social”, finaliza el comunicado.