Fue en Lomas de Zamora. Carolina Ledesma estaba embarazada de dos meses y fue asesinada de un tiro en la panza por Angel Andrada quien mintió sobre el hecho y ahora está prófugo. Tal vez la Policía lo encuentre muerto, como es “de estilo” últimamente entre los cobardes femicidas.

La joven, quien además es madre de dos niños, citó a Angel Andrada  para contarle sobre el embarazo. Andrada agarró su arma y le pegó un disparo en la panza. Carolina murió en el acto.  Creen que la mató para que no le cuente a su actual pareja sobre su relación, pues el mismo día del crimen, el hombre había sido papá de un nene.

El femicida intentó simular la escena como un intento de robo. Esa fue la versión que le dio a la familia de Carolina: dijo que un grupo de delincuentes los había asaltado a los tiros y que la joven de 21 años había sido herida. Sin embargo, la versión fue poco creíble y el hombre se dio a la fuga.

La causa está en manos de la Fiscalía 16 de Lomas de Zamora especializada en delitos de Violencia de Género y Violencia Familiar.

¿Podrá este femicida enfrentar a su otra pareja, a su hijo recién nacido, a la Justicia, a la Policía?
¿O tal vez, en esta nueva “modalidad”, pasará a engrosar la lista de “femicidas suicidados”?

Marta Portilla