Medidas “de alivio”. ¿Por qué no lo hizo antes? Igual no sirven para nada

El presidente Macri anunció esta mañana un paquete de medidas con el argumento de aliviar la difícil situación de la mayoría de los argentinos, pero la cruda realidad nos muestra que lo único que persigue es recomponer su imagen después de haber sufrido una aplastante derrota en las PASO y conseguir -con estas migajas- que los ciudadanos reviertan la complicadísima situación del Gobierno, de cara a las elecciones generales de Octubre.

Dentro de su paquete “de alivio”, Macri anunció una suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, una moratoria para las pymes, la suba del salario mínimo, un bono para empleados públicos y dos pagos extras de la Asignación Universal por Hijo. De los jubilados, “ni mu”.
Habrá “mejoras” para los trabajadores en relación de dependencia, informales, estatales e independientes. Para quienes están en relación de dependencia tendrán un aumento de bolsillo de 2000 pesos en septiembre y octubre.
También anunció una suba en el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias que -dijo- significará unos 2000 pesos por mes en el bolsillo de los empleados que pagan ese tributo. También prometió aumentar el sueldo mínimo. “Hoy mismo voy a convocar al consejo del salario”, afirmó. También dijo que habrá un aumento del 40 por ciento en la Beca Progresar.
Para los monotributistas, trabajadores informales y desempleados, Macri anunció dos pagos extra de mil pesos en la Asignación Universal por Hijo. Los empleados públicos y el personal de seguridad y de las Fuerzas Armadas recibirán un bono de 5000 pesos.
También habló de un beneficio para las pequeñas y medianas empresas: la posibilidad de financiar en 10 años las obligaciones que mantengan con la AFIP.
Por último, Macri  anunció que congelará el precio de la nafta por 90 días.
Al comenzar a leer su mensaje el mandatario se disculpó por haber menospreciado a los ciudadanos que votaron a otras fuerzas: “Estaba afectado por los resultados del domingo y triste por lo que ocurrió con la economía”. También dijo que estaba “sin dormir”.
marta portilla/diario La Calle