Movimiento Feminista de Tango

Mujeres rompiendo con el orden patriarcal en el tango

Todo surgió como inquietud de un grupo de mujeres que transitan el ámbito del tango, al constatar en sus pistas y escenarios, cómo se reproducen y manifiestan las desigualdades que afectan a las mujeres en todas las sociedades.

 

 

 

 

“Estas injusticias son producto de un orden social patriarcal, heredado, perpetuado y perfeccionado a lo largo de miles de años – afirman- y creemos que, como toda construcción social, es posible modificarla con el compromiso y trabajo de todas y todos”.
Como mujeres del tango, invitan a pensar los modos en que se manifiesta el machismo en el tango específicamente, para poder modificarlos y erradicarlos.
Algunas de las desigualdades más evidentes son:
-Desvalorización del rol profesional de la mujer: menos ofertas de trabajo y menor paga, énfasis en el aspecto físico y no en el talento artístico. Acoso y chantaje sexual.
-Violencia física y psicológica hacia muchas bailarinas y artistas por parte de sus compañeros.
-Acoso sexual en la pista durante las tandas.
-Continuidad, e incluso exaltación, de códigos milongueros que estigmatizan y subordinan a la mujer (como la “pasividad” del rol seguidor, la asociación obligatoria de ese rol con el género femenino, la invitación a bailar como prerrogativa masculina/una acción exclusiva del hombre…) bajo la excusa de la “tradición”.

El Movimiento Feminista de Tango propone rechazar y denunciar cualquier ejercicio de violencia u acoso sexual y solidarizarse con las mujeres que alzan su voz; evitar la “competencia” entre mujeres; cuidar (quienes organizan y quienes asisten) que las milongas y cualquier espacio laboral (casas de tango, clases, escuelas, etc.) sean espacios respetuosos, donde no se admita el acoso ni la violencia y se proteja a las mujeres violentadas.

Creen además romper con mandatos como que cualquier persona puede invitar a bailar, con cabeceo o acercándose, y respetar el “no”, siempre: antes, durante y después de la tanda. Sin distinción de género, No es No.
Al proclamar su eslogan “Construyamos un Tango sin machismos”, las integrantes del Movimiento Feminista del Tango sostienen: “Entendemos y celebramos que el tango es una danza entre personas, sin importar su género, edad o aspecto.
Clases de tango, charlas y presentaciones, forman parte de su estrategia para concientizar y erradicar la violencia, el acoso y la discriminación.