El peor peatón de todos

(Típicos errores de los otros actores del tránsito)
No confundir con la idea de que el tránsito es sólo cuestión de los vehículos. No. Es lindo y hasta no tiene costo criticar siempre a un conjunto de fierros con ruedas que no tiene entidad, que ni siquiera me deja divisar la cara de quien está tras su volante. Por supuesto que los autos son grandes protagonistas de hechos riesgosos en la vía pública que nos molestan y nos sacan de quicio; pero hoy… ¡Hoy Sí!…hoy le toca al peatón. Lo peor, es que todos lo somos; nuestra mamá lo es, el pibe, la criatura, el bueno, el malo, el que acaba de bajarse del auto, el cura, el discapacitado, el Ogro Fabbiani…Todos somos peatones y como tales…tenemos que cumplir reglas.
Es recomendable que las personas avanzadas en edad, discapacitadas o niños estén acompañadas o pidan ayuda a un adulto al momento del cruce de calles o avenidas. Lamentablemente son los más débiles entre los actores del tránsito en nuestro país.
En cuanto a los menores de 10 años o niños con dificultades en sus conductas, se recomienda que crucen las calles agarrados de la mano de su acompañante, ya que pueden salir corriendo de manera repentina, sin interpretar el riesgo que esto conlleva.

Se debe tratar de no realizar un cruce de calles o avenidas viendo el celular o escribiendo, de esta manera podemos llegar vivos a la vereda…digo, de pronto, me parece. Si llega a haber en la zona un puente peatonal…deberíamos usarlo. Puente: del latín: “pontis” y peatonal: del latín: “pedis” O sea: ¡usá el puente porque te levantan con cucharita!
Cuando descendemos de un colectivo y tengamos que cruzar la calle, lo ideal es esperar que éste se vaya pero si no, se debe rodear al mismo por la parte de atrás, ya que por el frente podemos ser atropellados; esta lamentable situación es de las más comunes. Nunca jamás se debe salir de manera intempestiva de entre dos vehículos estacionados para cruzar la calle.
Siempre cruzar por las esquinas o pasos peatonales, cerciorándonos que el conductor me haya visto (hacer contacto visual si se puede) y teniendo especial cuidado con taxis, colectivos, camiones o vehículos de carga. Si tenemos que salir a la calle de noche, es recomendable usar ropa clara y si es posible con retro-reflectancia, esto es muy útil para cuando queremos salir a hacer ejercicio, tanto para correr como para usar bicicleta.

Debemos ser cuidadosos cuando llueve; un pavimento mojado no solo hará nuestros movimientos más lentos y extraños a la vista de los conductores, sino que será más difícil que los vehículos se detengan a tiempo. Alejarse de los que hacen maniobras en reversa en los estacionamientos y cocheras, evitar salir a la calle en estado de embriaguez, o bajo efectos de drogas porque nuestros reflejos se ralentizan.
¡Último momento! ¡Paren las rotativas! ¡Los autos son más rápidos que los seres humanos! No traten de ganarles corriendo porque ni Usain Bolt podría. Y por último…aunque mi semáforo peatonal me habilite a cruzar…mirar para ambos lados; hay mucho inconsciente manejando.
Federico González
Licenciado en Accidentología y Prevención Vial
federicogonzalez1976@hotmail.com