Se rindió homenaje a la Patrona de Avellaneda en el Concejo Deliberante

Como ya es tradición cada 15 de Agosto, el Concejo Deliberante de Avellaneda llevó a cabo la sesión extraordinaria en homenaje a la Patrona de la ciudad Nuestra Señora de la Asunción, presidida por su titular Hugo Barrueco, acompañado por el Obispo diocesano Monseñor Rubén Frassia, el intendente municipal Ingeniero Jorge Ferraresi y con la participación del cuerpo de concejales de los distintos bloques que lo integran, diputados, senadores, empresarios, dirigentes de instituciones, secretarios del Departamento Ejecutivo, e invitados especiales.
En honor a la Patrona de la ciudad, los concejales de los distintos bloques, Daniel García, Ramón Leiva, Mónica Litza, Diego Malito y Pablo Vera, dieron su mensaje y su adhesión a una fecha tan importante para el pueblo de Avellaneda, con sentidas palabras.

Mensaje del Obispo
El Obispo Monseñor Rubén Frassia destacó el significado de esta festividad pueblerina y la gran adhesión de la vecindad, como lo hace todos los años en el ámbito del Concejo Deliberante donde se realiza esta sesión como el órgano representativo de la comunidad, acompañando estos festejos con emoción y respeto.
“En la fiesta de la Asunción celebramos que siendo María «la llena de gloria», la inmaculada, es decir: sin ninguna sombra de Pecado, el Padre la ha querido llevar en cuerpo y alma a la gloria del cielo”, así comenzó su mensaje el Obispo de Avellaneda.
En otro párrafo señaló “Esta «glorificación del cuerpo» en los tiempos difíciles que nos toca vivir con una rapidez asombrosa, con el frenesí de la información, con la cascada de acontecimientos, con el individualismo acentuado, con tantas otras cosas que han deteriorado la calidad humana en cuanto al cuerpo y entre nosotros, en sentido societario, el cuerpo ya no tiene un destino de gloria, ya no es medio de salvación, es para uso, disfrute y si no, se molesta a terceros para abuso”.
Finalmente, expresó: “Que esta fiesta nos ayude a tomar fuerzas de nuevo, para estar presentes en la sociedad, para ejercer, cultivar y desarrollar la verdadera representatividad, alejada de toda vana autorreferencia. Que la Virgen nos acompañe como familia y como representantes de nuestra ciudad, y que sea hoy un día lleno de paz, que sintamos cada uno de nosotros que somos queridos por Dios. Felíz día de Avellaneda, y felíz Día de la Virgen, nuestra Señora de la Asunción”, finalizó.